Esta es una fantástica película que tuve la oportunidad de disfrutar en   varias ocasiones, la cual nos fue proyectada como preámbulo para el inicio del segundo nivel de una materia del mismo nombre en la u.

El filme está  basado en la mixtura de dos historias, en primer lugar el relato  del novelista inglés Brian W. Aldiss, “Supertoys last all summer long” Los súper juguetes duran todo el verano, y el clásico cuento “Pinocho” de Carlo Collodi. La historia se ambienta en un futuro no muy distante, en donde los cambios climáticos han devastado a la tierra, produciendo zonas de extrema pobreza, pero también sectores de prosperidad en los cuales la tecnología ha alcanzado su “clímax” por así decirlo, llegando a producir una serie de robots humanoides capaces de suplir y mejorar al hombre en muchas tareas de trabajo, domesticas, e incluso se ha creado una gama de robots con el fin de satisfacer nuestros instintos más básicos.

El drama del largometraje se centra en una familia con un hijo que posee una extraña enfermedad la cual lo tiene postrado en estado vegetativo, para llenar este vacío, de padres con dificultades con sus hijos y padres con imposibilidades reproductivas, una compañía  decide lanzar una nueva línea de robots  niños con la finalidad de suplir ese vacío psicológico, estos nueva línea de androides tienen características comunes a modelos anteriores como pensamiento racional, auto programación, capacidad de emitir juicios de verdad, análisis semántico, extracción de conclusiones, veloz proceso de información, componentes nano tecnológicos avanzados, pero difieren en que tendrán la capacidad de amar, lo cual nos lleva a la pregunta ¿Qué es el amor?.

La definición de amor es una de la más difíciles de expresar por los seres humanos según el diccionario es un conjunto de sentimientos que se manifiestan entre los individuos capaces de desarrollar emotividad, claro?…… parece que no, ya que existen diferentes tipos de amor: “amor fraternal entre familiares y amigos, el amor al prójimo (casi inexistente en la actualidad), el amor romántico, el de tipo sexual, hacia los animales, el platónico, hacia determinados principios, hacia lo abstracto, hacia un dios o religión y el amor personal.”. Pero si nos remitimos al amor como un conjunto de características fisiológicas, son fácilmente imitables por un agente inteligente, ¿Este conjunto de característica fisiológicas representan realmente al amor?, ¿Al simular un conjunto de sentimientos en artefactos no estamos generando otra forma de vida?

Las implicaciones morales de construir dispositivos de este tipo son graves, los tomaríamos como simples objetos, si se dañan los desechamos o adquirimos el nuevo modelo, salvamos el banco de datos donde se alojan sus recuerdos. Interesante propuesta del director Steven Spielberg nos invita a reflexionar.