“Muéstrame Tus caminos, Señor, Enséñame Tus sendas”, fueron estas las palabras de defensa de Rvdo. Alberto Cutié, todas las personas tenemos derecho a vivir nuestra vida como nos parezca, siempre que esté dentro de los limites de nuestra libertad, por lo tanto cada persona es libre de expresar su fe como su criterio lo dicte, y lo respeto.

Con respecto al polémico tema, la sociedad se horroriza por los errores de los demás, los principios fundamentales de un sacerdote son: humildad, pobreza y castidad. Porque nadie se escandaliza al ver que la iglesia católica es una de las instituciones más ricas a nivel mundial, tiene hospitales, colegios, universidades, porque no toma las mismas actitudes frene a estas faltas. Cada persona forma su propia fe, ya que nos ayuda a desarrollarnos y crecer espiritualmente, el problema básico es que tenemos faltas en nuestros principios, pero repudio la actitud de del padre Alberto de separase de la iglesia, parece político de mi país, cambia de camiseta ante el mejor postor, esta no es una solución ni una respuesta de un hombre que tenía su vida consagrada a dios, que lo ama, y que le entrego su vida, con esas decisiones solo logra dividir la iglesia y la fe las personas, si al fin de cuentas todos somos hijos de dios.

El mensaje es claro todos somos hermanos, aunque tenemos hermanos bueno y otros difíciles, el objetivo es compartir con tod@s y desarrollarnos como personas y disfrutar del tren de la muerte que cruza por la vida.